Protocolos funerarios

 

La pérdida de un ser querido es algo para lo que difícilmente nos encontramos listos, ya sea alguien cercano a nosotros o alguien cercano a alguien querido por nosotros (un pariente o un amigo); sin embargo, existen ciertas precauciones o reglas de etiqueta que es importante considerar para estos eventos contingentes.

Primero debemos considerar que tipo de funeral será, básicamente podemos hablar de dos tipos: en velatorio o en el hogar del occiso o de algún pariente cercano (esta modalidad es cada vez más rara, pero en algunos estados se sigue empleando).

Finalmente, ya sea en velatorio o en casa, el espacio y la cantidad de personas que se encuentren será lo primero a considerar. Esto es básicamente para saber qué tipo de arreglo floral debemos llevar, si el lugar es pequeño no es aconsejable llevar coronas grandes o cruces, estas deberán ser llevadas directamente al cementerio; si el velatorio lo permite entonces podemos llevarlos sin mayor preocupación. También es importante saber si se cremará al difunto, de ser así los arreglos florales será mejor enviarlos a casa de los familiares ya que un arreglo ostentoso será una molestia entonces.

Obviamente, y por regla general, las flores deberán ser blancas: Tulipanes, Lilas, Claveles o las tradicionales Rosas Blancas son lo más adecuado; se puede también llevar rosas rojas con follaje blanco, hay inclusive arreglos en tonos pastel, todo dependerá también de la cercanía que tuviéramos con el fallecido y de la familiaridad que tengamos con los dolientes.

En cuanto al vestuario, el luto es algo que no ha cambiado mucho y la vestimenta negra será siempre la apropiada, aunque recientemente se acepta vestir de manera informal con colores obscuros (Hombres, evitar corbatas coloridas; negra o de tonos opacos es lo correcto).

Sobre el tiempo de permanencia en el velorio dependerá una vez más de nuestra familiaridad con los dolientes y nuestra cercanía con el fallecido, muchas veces queremos ser un apoyo continuo y no nos percatamos que podríamos ser tal vez una pequeña molestia. Lo adecuado es estar al menos un par de horas y si en algún momento se quedan solos los familiares cercanos es conveniente quedarnos con ellos más tiempo.

Un funeral será siempre una situación difícil y delicada difícil de controlar, pero con estos sencillos consejos podremos ser más un apoyo para nuestros seres queridos, ya que finalmente el apoyo moral resulta ser siempre el más valioso en estos momentos difíciles.

 

 

Leave a Reply